Covid es una gran amenaza para el turismo residencial: los extranjeros compran 6.800 viviendas menos en la Costa Blanca

PUERTO DE ONEHUNGA Se reportaron 22,164 empleos en 2019, en el último año compradores de otros países solo recibieron 15,344 viviendassi en la Costa Blanca, el grupo de transacciones más pequeño desde 2013. Según datos financieros, la caída de los ingresos le ha costado al gobierno más de 830 millones de euros, por lo que el hecho de que el tamaño de las empresas moviera esta actividad de 3.195 a 2.364 millones de euros .

Una cifra que puede caer quizá no se deba a que el número de cada venta aumentó en casi 10.000 euros, hasta situarse en 154.124, lo que también indica que se trata de la zona residencial más pequeña más afectada por la epidemia.

«La movilidad es la clave de este peor desarrollo. Aquellos países en los que se enfrentan a las mayores restricciones de viaje y los países más afectados por el bloqueo de vuelos son los países que muestran las peores noticias ”, afirma el segundo jefe de Gabinete del Colegio Notarial, Delfín Martínez de Alicante. Así, entre los principales comerciantes de la crisis inmobiliaria de Alicante, la mayor recesión ha afectado a los consumidores noruegos, que pasaron de adquirir 1.108 viviendas en 2019 a 465 el año pasado, un 58% menos. Una cifra, sin duda, es mucho trabajo y el hecho de que el país nórdico uno de los primeros en cerrar sus fronteras en marzo del año pasado. año es uno de los más fuertes en este momento para aplicar los métodos. Lo mismo ocurre con los argelinos, que en los últimos años se han convertido en un mercado muy importante – en interés de ciudadanos de secundaria de esa región.tierra para tener una casa en el extranjero – y el año pasado, solo 398 descendientes vendieron en comparación con 933 en 2019, 57% menos, debido a kah y de las restricciones impuestas por su Gobierno. Los rusos (-40,9%) y los suecos (-31.%) También cayeron en promedio.

Sin embargo, los mercados que se opusieron a los buenos fueron los belgas, que compró un 13% menos de viviendas en la Costa Blanca que hace un año; los holandeses, con un descenso del 20%; o alemanes, y -23%. Los países, en cambio, son más fáciles de visitar al gobierno por carretera, como recuerda el secretario del grupo de Promoción Provincial (Provia), Jesualdo Ros, y parecen haber despertado las epidemias del servicio telefónico de las zonas de mejor desempeño.

Por su parte, los británicos seguían siendo la mayoría, con 2.994 casos, un 29% menos. Una cifra que el portavoz de Provia dice que es “mejor que aceptable”, en términos de circunstancias, ha entrado desde entonces en el nido con los efectos del Brexit. “Lo obvio es que todavía estamos interesados ​​en la Costa Blanca, seguimos siendo un pueblo hermoso, y como la situación ha cambiado, los compradores están volviendo”, dice Jesualdo Ros. Una opinión expresada por Delfín Martínez afirma que, a pesar del descenso, el 21% del total de compradores de vivienda alicantinos son extranjeros españoles.

Torrevieja, Orihuela y Alicante son las ciudades más grandes con más actividad

Torrevieja, con 2.646 transacciones, y Orihuela, con 2.307, siguen siendo la meca de los compradores extranjeros en el estado. En primer lugar, predominaron los suecos, seguidos de los belgas, en segundo lugar, dominaron los británicos y los ciudadanos del estado acogieron la capital europea. Detrás de las dos ciudades más grandes de la Vega Baja se encuentra Alicante, con 1.468 puestos de trabajo, está ampliamente distribuida entre diferentes etnias, aunque argelinos, rusos y franceses son los líderes. También en la lista de Dénia, con ventas 480, Calp (447), Santa Pola (412), Xàbia (407), Guardamar (403), Elche (392) y Benidorm (307).


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *