Las facturas de Trump han costado el vino de Alicante y los productos cítricos 8 millones de euros

El presidente de la Comisión Europea (CE), Ursula von der Leyen, y el nuevo presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, anunció la semana pasada una suspensión por primera vez durante cuatro meses de las tarifas impuestas en las disputas presentadas por la Organización Mundial del Comercio sobre la financiación a la compañía aérea Airbus Airbus y American Boeing. Los cargos de pago se han emitido desde octubre de 2019 no solo en el aeropuerto, sino en otros, incluidos varios productos agrícolas.

En el caso del estado, los problemas que se han visto afectados son los cítricos, el vino y el aceite de oliva. Los costos aumentaron un 25% debido a una pérdida de $ 4.1 millones para exportar naranja, mandarina y limon al país de América del Norte. Mientras que en 2018 las ventas a Estados Unidos fueron de 4.341.000 euros, en 2019 cayeron a 4.157.000, hasta solo 401.000 euros en 2020.

El vino es otra parte de Alicante que también se ha reembolsado los beneficios de esta política comercial, con un descenso de las ventas de 3,4 millones. En 2018, las exportaciones fueron de 4.209.000 euros, cayeron a 2.395.000 en 2019 y se situaron en 2.564.000 el año pasado tras la reciente reactivación.

El aceite de oliva también ha sufrido, aunque menos, ya que los dos últimos años han visto 231.000 euros menos en exportaciones. El mercado es de 152.000 euros en 2018, se hunde hasta los 30.000 euros en 2019 y se situará en 44.000 en 2020.

Eladio Aniorte, Presidente de Asaja y productor de cítricos, califica la reducción de precios como “muy buena noticia”, especialmente ante la epidemia, donde los consumidores están sufriendo a nivel general. En sus palabras, “la cadena Horeca, dedicada a la distribución de hoteles, restaurantes y cafés, se ha derrumbado por las restricciones, y el mismo balde ha golpeado los mercados. Así que la toma de control de los recortes de tarifas en Estados Unidos, que son un área grande para nuestros cítricos, son algo para celebrar, el objetivo es recuperar los niveles de exportación anteriores, porque ahí es donde está el consumo ”.

En cuanto al vino, el presidente de las tabernas de Bocopa, Gaspar Tomás, dice que “los precios realmente han afectado al sector, pero lo que es más importante, los cuatro años del gobierno de Trump han sido cuatro años tristes”. Los recargos, además ”, paralizaron el mercado, y ahora la cuestión es volver a las ventas anteriores y tratar de incrementarlas, aprovechando que Estados Unidos es uno de los mayores productores de vino del mundo. ”.

En el sector del aceite de oliva se ha vuelto a asentar, aunque para ellos los efectos no se verán hasta 2022. Decir Julián beda, responsable de la aceituna en La Unió, “tenemos que esperar al próximo proyecto, porque en este momento, todas las ventas están cerradas”. La idea es expandir los mercados, incluso si comienza con una debilidad “que otros países como Italia y Portugal todavía podrían llevar porque tienen menos barreras que ellos”.

La Unión propondrá un nuevo protocolo de exportación

La creciente industria dice que los rendimientos de los cítricos españoles son débiles en comparación con otros países

La Unión de Llauradors y Ramaders Recomienda que el Ministerio de Agricultura opte por un nuevo protocolo para la exportación de cítricos a Estados Unidos, con el argumento de que este período dejará el producto español inadecuado para otros países.

De una empresa promocionada Las clementinas se importan de España y cuestan alrededor de 1,9 céntimos el kilo., aunque quedarán fuera algunos de otros lugares como Australia, Canadá, Chile, Israel, Corea del Sur, Marruecos, México y Perú, ya que han firmado tratados de libre comercio con Estados Unidos.

Además, explican a La Unió que las empresas que deseen exportar clementinas deben cumplir con los requisitos establecidos en un estricto protocolo de exportación y múltiples métodos, incluido el almacenamiento en frío. Sin embargo, España no quiere que otros países importen. terceros.

Por lo tanto, no es de extrañar, según ellos, que las exportaciones de cítricos hayan disminuido significativamente desde 2010, antes del inicio de la inflación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *