La información se dejó por inyección en la zona.

En la época de los profesionales médicos, las observaciones, amenazas y críticas de la mayoría de la gente van a gestionar el contenedor desde los ajustes que se hacen a la medida del trabajo, el corte de pelo, el o el mercado hasta los principales proveedores para exportar sus vacunas a África. Incluso para otras personas, la prisa por inyectarse suero para el coronavirus puede llevarlas a acudir a los sitios de vacunación aunque no se hayan mencionado sus edades.

1- Retirar los tallos para no perder los tallos

«Presión cargada, medición de control». Esa es la idea de los inodoros. Para no desperdiciar una dosis, llegará la noche en que la mayoría de los pacientes mencionados no podrán asistir, la “renovación” de los pacientes que ya han rechazado la vacuna o serán vacunados en los próximos días. Los teléfonos del “centro de inmunización” siempre dejarán algunas respuestas. “Estás pesado, ve a beber por … (donde el nombre de la espalda desaparece)”, “No me vacunaré, no me vuelvas a llamar” «Ahora no me gusta, puedo, iré».

2- Caída del cabello y abeto

La carrera de bobinas de los profesionales médicos es real. Especialmente en historias de edades comprendidas entre los 60 y los 70 años. Se recibirán muchas llamadas: “Hoy no me va bien ponerme una inyección, tengo pelo y no me lo voy a perder en un rato”. También es común que un período determinado encaje en el mercado metropolitano, con la respuesta: “Jolín, y los días allí los llamo día de mercado”.

3- El más solidario

La tolerancia de los inodoros se extiende hasta límites desconocidos. Es antiguo, después de haber sido desafiado repetidamente a inyectarse suero. con una infección por coronavirus, fue al “campo de inyección” para señalar que su medicamento había sido enviado al Tercer Mundo. El servicio médico, con mucha humillación, calma y repugnancia, respondió “en este momento están preparando sus vuelos” para que el contenedor llegue al destino descrito por este paciente.

4- Órdenes y Fuerzas de Seguridad Local

La segunda dosis de la vacuna AstraZeneca A los profesores y personal clave de la Comunidad Valenciana muchas personas han salido adelante. Esto le sucedió a un soldado, que recibió una segunda inyección de AstraZeneca o Pfizer.. Después de pensarlo unos días, fue a la “sala de vacunación de inmunización” y le dijo al personal médico: “Dame la vacuna que tienen, no me importa, es importante que te pinchen”. Con ese “no te quedas” no puedes.

5- indeterminación y progreso

El engaño de los indecisos en lo que respecta a la vacunación sigue en curso, discutir los riesgos con el médico cuando decidan no tomarlos. O se pueden administrar después de varias visitas para verificar los efectos de los sueros.

Aquellos que asisten al campo de vacunación están cerca de una de las personas que quieren hacer avanzar a sus compañeros, diciendo que “no les importa esperar hasta el final del día si no les queda ninguna vacuna”. No se preocupan por el farmacéutico o el ejemplo: “Quiero que me vacunen”. Y todavía es posible.

“Establecer la dosis es secundario, implica hacer el trabajo de prepararlo todo”.

La carga de la vacuna recaerá sobre los trabajadores de salud de Atención Primaria de Salud. No solo es el método de administración del suero, “esto es cuestión de un segundo”, sino los pasos de inserción para prepararlo todo. Fuentes médicas informan a este diario que el Departamento tiene un grupo de adultos que envía estos SMS a estas personas. La operación se da en cuanto una persona llega al “vaccinódromo”, se le ha identificado como en el registro de pequeñas inyecciones, su carnet tiene Se emite, cueva, se da la vacuna, una segunda ”. Y la potencia está en varias dosis, que generalmente no es absoluta. “Tenemos una predicción que no siempre se hace realidad. Muchas personas no reciben la vacuna sin que se les advierta que no la recibirán.. Necesitamos chequear, registrar y buscar personas por teléfono tratando de traer de regreso a los que no vinieron, para seguir usando la dosis máxima, no desperdiciarla, para cumplir con los requisitos deseados ”, dijo. .Eso es lo mejor que puede hacer. Prepare la rutina de vacunación en lugar de tener que insertar el recipiente, que suele tardar unos segundos.

Es importante que los trabajadores de la salud coordinen las recomendaciones de vacunas para que “no se pierda el recipiente”.


decoración

El grupo de personas que actualmente se está administrando el suero «es el que sí tiene muchos problemas para inyectarse la vacuna. Algunos no pueden porque están trabajando y llamando para solicitar que se cambien las condiciones. y no saben que no podemos adaptarnos a las miles de personas de esta generación “, dijo.

Los profesionales que realizan Primeros Auxilios deben asegurarse de revisar los medicamentos que llevan para entregar a los que necesitan llegar ese día. “Cargan los contenedores temprano para no tener que esperar. Si en un día hay 600 personas de cada 100 que no lo tienen, debe marcar las listas de nombres, mencionar personas de otros días y volver a ingresarlas para que no se pierda ninguna vacuna. Si ve que está cargando algunos que aún no han llegado, nos asociaremos con otras instalaciones de inyección ipso facto y gestionaremos los contenedores ”, dijo.

Hoy, en palabras de este Abogado Neehi “No se perdieron contenedores”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *