Siglo mironiano. Acerca de “Edades y ligas”

Sabemos, por sus cartas, que el lunes 16 de marzo de 1921 Gabriel Miró y su familia regresaron a Alicante, tras siete años de ausencia, para trasladarse cuanto antes a Polop de la Marina., Donde vivió ese verano y el siguiendo, hasta 1928. Desde esa sala tomó notas para escribir con cuidado, de modo que el idioma fuera claro hasta que pudo encontrar cada palabra, uno de los libros más bellos de la literatura española. Edades y ligas, se publicó entre ese último año y el séptimo post-embarazo.

El motivo del viaje y la estancia de verano se debe escribir alguna información. Por supuesto, el autor no vino a Polop a pasar el verano por diversión, sino por ganas. Miró, y su familia (su mujer, dos hijos y su madre), vivían en Madrid desde el verano de 1920, después de vivir en Barcelona desde 1914. y le aconsejaron cambiar los vientos de la ciudad por los de Guadarrama o Levante. Óscar Esplá solucionó el problema de su casa recomendándoles una finca donde había vivido, en alquiler, años antes: la masía “Les Fonts”, en Polop de la Marina. El regreso de Gabriel Miró a su país es un gran hito en su vida, como también se puede ver en el contenido de las cartas que les cuenta a algunos amigos sobre su nueva apariencia. Por ejemplo, este poema es suficiente: “Estoy muy feliz de vivir en el campo. Todo lo que hago es ser un granjero. Iré a la ciudad a comprarlo; para traer buena agua, nacida libre del manantial del Barranco de la Salud. Clemen está brindando. Nos sumergimos en el silencio, la lluvia y el sol, como un baño de alegría e inocencia. ¡Qué decepción fue nuestra estancia en Madrid! ”

El extracto preescrito es de una carta fechada el 24 de mayo, enviada al artista canadiense Rafael Romero. La alegría de este nuevo mundo en Polop es primordial para algunas de sus cartas, y de ahí surge la idea de escribir algo muy apetecible. A los pocos días de su estancia en Polop de la Marina, informó a Alfonso Nadal: “Quiero hacer un libro. La mejor parte es que mis escritos nativos están estampados y tejidos a lo largo. Para esto tengo que esperarme a mí mismo y esperar que las cosas funcionen juntas. “Es un libro y el producto del conocimiento, el tiempo y el trabajo, y la unidad (para estar” juntos “). No desea escribir artículos de lectura al revés y juntarlos en un solo libro. Unas semanas más tarde se declaró culpable al asunto, alegando que se había negado a escribir artículos para el periódico. Panui Panui (desde que se encargaron sus colaboraciones); Debería escribirles como “titulares que ha abordado en Madrid. Las cosas no siempre brillan. Y no sé escribir ‘siempre’ frente a cosas que me sorprenden”. Miró escribió “en el suelo”, y no le movía esa alegría inspiradora llamada “espíritu”. No le escribía estas “cabezas” a Polop (porque no son pocos los eruditos mironianos que lo dicen); allí se sentaba y ordenaba sus pensamientos, y luego tomaba nota de para complacerlo, como vemos en las distintas ofertas. abarrotaba el ambiente, habitualmente, en las noches de invierno, por la luz brillante de su despacho, en el piso de un edificio cercano a la calle Rodríguez de San Pedro., en Madrid. . Y está escrito “hace algún tiempo”. Los primeros artículos aparecieron en 1923, en La isla Artículos anteriores, y actúan como un “capítulo” de Edades y ligas. El libro Unity (yo diría que no es una colección de publicaciones) tiene más de siete años, desde su concepción en 1921 hasta su publicación en 1928; y sus bolígrafos que ven la luz, en diferente horario y en diferente orden, en dos periódicos, en su mayoría: Personas, de febrero de 1923 a diciembre de 1925, y cambió radicalmente, en el Real academia de bellas artes, desde noviembre de 1924 hasta diciembre de 1927, cuando apareció por primera vez la última entrega del libro, destacó el “Retrato de Aitana”.

Miró volvía todos los veranos a la misma finca de Polop; pero el año del entretenimiento es lo primero. Porque esa es la historia y el tema del libro: es un verano, de junio a septiembre, cuando Sigüenza regresa a los pueblos de su propia comarca después de veinte años de ausencia. Tal estado, un retorno y los resultados que provienen del alma humana, fueron el tema de la atención del autor durante esos gloriosos años de su vida: su idea del libro comenzó cuando lo vio. 41., fueron publicados a los 49. Sus escritos sobre los buenos años de su adultez se acercaban al umbral de ese período cuando le dijo a su editor, Ruiz Castillo, en 1929, del país de Benisaudet, en tan solo un año pasó el verano ahí: “¡50 años, Castillo! Tengo que empezar en la vejez. “Nueve meses después murió prematuramente.

Aquel verano, que creó en siete años, se sustentaba en la idea expresada en una carta de 1923 a Germán Bernácer: “¿No te acordarás de nuestro primer año en Polop y El Molino para ser feliz?”. (El de “Mira” está en Ondara, Aitana, lugar que solo visitó el primer año). La experiencia de la alegría de la adversidad, la estabilidad de su memoria y, por tanto, su presencia es lo que se esfuerza por producir en un libro general: una alegría de unidad de entendimiento y pensamiento “suya finalmente, para la muerte”; porque es un libro sobre la alegría de vivir y la comprensión de nuestro reino. Un libro, si hay que encuadrarlo en algún género, el de una novela, un libro de ficción (quizás el mejor en nuestro idioma) construido sobre el modelo de Cervantes: una lectura de pasajes, un tema en función de un participante, es corto a corto. ficción nacida de “los mismos hechos que la verdad promete” (según Cide Hamete, al comienzo del capítulo 44 de la segunda parte de la Quijote).

Volvamos a Edades y ligas; frecuente a aquellas páginas donde nuestro país luce genial; una imagen no local, sino universal (“debe provenir de un lugar especial y hermoso”), preservada desde los tiempos del tiempo por la bondad de su apariencia.

Unas semanas después de la muerte de Miró, Azorín escribió algo que debemos entender en todas sus formas: “Edades y ligas “No es solo decorativo en nuestras letras, sino un símbolo del momento en nuestras ideas de escritura”. Es un libro complicado, entonces, ¿qué (o métodos) necesita profundizar? Como soy estudiante de la universidad, diría que este libro pide una conferencia gratuita; se espera que esto se logre en los próximos años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *