Historia del queso manchego

Como consumidor incondicional de este clásico alimento derivado de la leche, tienes que conocer su historia como un asunto de interés general.

Origen del queso manchego

Es un producto originario de la zona centro de la actual España, más precisamente en las tierras pertenecientes a La Mancha. En los campos castellano-manchegos fue donde se creó este alimento tan tradicional.

El queso manchego está protegido por un consejo de Denominación de Origen, el cual establece los parámetros obligatorios para determinar si un alimento pertenece o no a esta categoría. Producido desde hace siglos con una tradición y notoriedad más que demostradas, este alimento es producido con leche pasteurizada de oveja de raza manchega. Esta raza de ovejas es criada y alimentada en los campos pertenecientes a La Mancha.

Inicios del queso manchego

Los arqueólogos encontraron restos de elementos vinculados a la producción de este alimento, los cuales provienen de la Edad de Bronce, es decir, desde el año 3.000 antes de la aparición de Cristo.

En sus orígenes, en los asentamientos de la península ibérica de aquella época ya se producían quesos con leche de oveja. Los arqueólogos determinaron que la raza de oveja escogida por estos antiguos habitantes era una antecesora de la oveja manchega que se utiliza en la actualidad. Por este motivo es que esta raza supo sobrevivir al paso de los años, ya que los habitantes de la zona de La Mancha las necesitaban para la producción de alimentos.

La región de La Mancha fue bautizada por los árabes como “Manxa”, lo que significa “Tierra de esparto seca”, caracterizando así las condiciones climáticas de esta región. La vegetación de esta zona está preparada para resistir los duros fríos en invierno y los calores más extremos en verano.

El queso manchego adquirió notoriedad en la obra de Don Quijote creada por Miguel de Cervantes. En esta historia, los personajes principales de la región de La Mancha deambulaban entre los molinos y los campos realizando batallas y degustando el queso de origen.

Durante el siglo XX, las tierras  pertenecientes a la región de La Mancha abocaron sus esfuerzos en la elaboración de queso Manchego, ya que era el producto más rentable. En consecuencia, la producción de este alimento se convirtió en un proceso industrial, en la cual los dueños de las tierras comenzaron a explotar sus propios rebaños de ovejas manchegas.

En lo que respecta a la oveja manchega, la misma es una raza que mejoró sus características gracias a siglos de selección artificial aplicada por sus propietarios. En consecuencia, esta raza es pura y conservó sus propiedades hasta la actualidad.

El perfeccionamiento en las técnicas de elaboración industrial junto a la conservación de la oveja durante tres milenios, convirtieron al Queso Manchego es un alimento de referencia mundial.

Denominación de origen del queso manchego

El consejo de Denominación de origen posee un mecanismo legal para certificar si un queso puede ser condecorado con este honor. Un requisito indispensable es que el alimento debe ser producido en la zona de La Mancha.

El queso manchego es el único autorizado a utilizar etiquetas con referencias a la zona de La Mancha, con el objetivo de evitar confusiones entre sus consumidores.

Para tener la seguridad de que estás adquiriendo un alimento con la certificación de origen, tienes que seguir una serie de recomendaciones.

En la etiqueta principal tienes que buscar la leyenda “Queso Manchego”, la cual estará acompañada de la leyenda “Artesano” si es que fue elaborado con leche cruda.

En la etiqueta de la parte inferior tienes que encontrar un código de identificación acompañado del logo comercial principal, así como un número de serie único que identifica la procedencia. Es una forma de corroborar el fabricante que elaboró el queso, la procedencia de la leche, donde se fabricó, etc.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *