Inicio Actualidad Camioneros, en el campo de batalla de Asturias: «La recaudación de impuestos en las carreteras hundirá la economía»

Camioneros, en el campo de batalla de Asturias: «La recaudación de impuestos en las carreteras hundirá la economía»

por Alicante Global
0 comentario

La propuesta de aumentar los impuestos ha provocado protestas de los exportadores: “Será un castigo para el sector, que es importante para la economía española y está en un estado muy real”, dice. Ovidio de la Roza, Presidente de la Asociación Española de Empresas de Consumo (CETM) y de la Asociación de Transporte, Logística, Aparcamientos y Operaciones Relacionadas con los Empresarios de la Capital de Asturias (Asetra).

De la Roza dijo que han tenido más de un año de obligación de “escribir” por parte del Ministerio de Transporte. no se implementarán cargos en las rutas a menos que se acuerde la medida y el tramo. «Pero desde entonces no hemos sabido nada, dinero, carreteras o vehículos que se verán afectados». Objetó que un grupo de empresarios de constructoras y reguladores de costos (Seopan) «llevan años presionando para implementar tarifas en las calles». Y dijo que la demanda de este «lobby» sería «un acto atroz y hundiría no solo el transporte, sino toda la economía del país».

Los transportistas creen que no hay razón para aumentar los precios. Explican que el impuesto único a los hidrocarburos en Estados Unidos se estima en 11.000 millones de euros anuales. Y a esta cantidad siempre hay que sumarle los ingresos del impuesto a los vehículos de motor (ahora dedicado a la protección de las carreteras de la ciudad), el impuesto de matriculación, las multas de tráfico … En total, casi 20.000 millones al año, más caro de mantener y mantener las carreteras estatales, casi 1.800 millones al año. En el Proyecto de Gran Presupuesto para 2022, solo se asignan 1.400 millones para protección vial.

El anuncio de una tasa por utilizar todos los medios también ha provocado una nueva polémica en el Gobierno español. Unidos podemos descartar el modelo que defiende el PSOE. «No apoyamos ningún método por el que se pague a los trabajadores. Las vías principales serán gratuitas, con rentas bajas y bajas, no se pagará a los transportistas y demás profesionales», advirtió el vocero de la estructura morada en el Congreso, Pablo Echenique.

los la implementación de tarifas en todas las rutas, programada para 2024, Es uno de los modelos propuestos para ajustar los ingresos en el Plan de Recuperación presentado por el Gobierno en Bruselas. Actualmente, solo se paga el 8% de las carreteras principales del estado. El gobierno argumenta que los ingresos por pagos bancarios no son suficientes para financiar el mantenimiento y conservación de la red. Por eso el Director considera que el «costo de uso» es una medida «precisa y coherente» de todas las carreteras de gran altitud aparentemente.

El primer sistema de pago adoptado por el Gobierno fueron los premios, similar al que se utiliza en países como Suiza o Austria: una tarifa fija, mensual, trimestral o anual, por la que los usuarios se mueven a lo grande. Pero este es un método sostenible porque el Gobierno quiere implementar en el futuro un sistema similar al de Portugal: costo por kilómetro recorrido. Aunque Seopan aumentó el año pasado el precio a 9 euros por kilómetro para turismos y 19 para vehículos pesados, la tarifa máxima actual es de un centavo por kilómetro recorrido.

¿Qué capítulo es ese? Por ejemplo, un viaje de Oviedo a Gijón o Avilés cuesta casi 30 céntimos, y de Llanes a Navia, casi 2 euros. El viaje de Oviedo a Madrid (suponiendo que se haya renunciado a la tarifa de Huerna, que es poco probable que ofrezca la recuperación multimillonaria, que el Gobierno dice que debe pagarse al terrateniente) costará los 4,5 euros; de Oviedo a Santander, 2 euros; y entre Gijón y Barcelona o Alicante, 9 euros. Por tanto, se considera que el desplazamiento entre Gijón y Oviedo por motivos de trabajo (ida y vuelta) tiene un coste aproximado de 60 céntimos al día, 3 euros a la semana, 12 euros al mes y 150 euros al año. El Gobierno del Primer Ministro ya ha emitido un comunicado rechazando la medida. Y si se usa, debe asegurarse que la «Y» y la «gran reducción» permanezcan libres para la Huerna.

A la luz de esto, el Gerente General afirmó que la implementación de tarifas de uso en todas las formas podría reducir el costo promedio de los impuestos actuales. Actualmente, el coste medio de las carreteras fiscales estatales se acerca a los 11 céntimos el kilómetro, aunque la tarifa de Huerna es mucho más elevada: 0,1736 euros el kilómetro. Debido a la mala situación los asturianos también tendrán que pagar precios elevados para llegar a Madrid: Villalba-Adanero, que incluye un precio de 0,1868 euros por kilómetro.

«La salida de diciembre encaja perfectamente y el Gobierno se reirá de nosotros»

El delantero asturiano Rubén Villar afirma estar «un poco por delante» para «detener lo que nos está pasando»

Las protestas de los automovilistas van más allá del costo de usar las carreteras. Se quejan de que el Gobierno ha abandonado la sección. El grupo ha abogado durante mucho tiempo por medidas como evitar que los conductores carguen y descarguen camiones, o la aplicación oficial de una cláusula de revisión del precio del petróleo.

El grupo de empresarios del transporte de mercancías por cierto asegura que la falta de respuesta del Gobierno ha consumido «la paciencia del proceso y los medios racionales de negociación». Esta situación es más que una “total falta de atención a las condiciones económicas actuales por parte de nuestros clientes, quienes están ejerciendo el poder soberano que les otorga la actual ley de contratación para el transporte de mercancías por carretera, es decir, existe un grave problema de la falta de conductores profesionales previos a actividades imprudentes y malintencionadas en las condiciones en las que desempeñan sus funciones ”. Por eso pidieron la suspensión de las obras los días 20, 21 y 22 de diciembre. Es un arma «perfecta», porque «el Gobierno se reirá de nosotros», criticó el reportero Rubén Villar. La demanda de «unidad» es «justo antes» del pasaje «para prevenir lo que está por venir». Es hora de decir «basta», gritó el asturiano.

“Implementar tarifas en todas las rutas supondría 1.000 euros mensuales de tarifa adicional por cada camionero. Y no estamos en condiciones de ofrecer esa cantidad a los clientes porque son ellos quienes pagaban los gastos”, dice Villar.

Sugiere que para llegar al “saldo” tienen que pagar 1,40 euros por kilómetro, pero los grandes jinetes dicen con un euro que han cubierto: “Sí, pagará, pero no viva”. Y el hecho de que algunos estén pagando solo 0,70 euros el kilómetro, no les da para cubrir los gastos, que es menor tras la subida del precio del combustible. El problema es que si no aceptan el precio ofrecido por los grandes ciclistas, otros estarán de acuerdo. «No podemos competir con los importadores de Rumania, Bielorrusia o Polonia porque aceptan los precios más bajos, dependiendo de las condiciones de vida de esos países», dijo Villar. «Desde octubre de 2000 hemos pagado casi 1.000 euros al mes por el combustible, y seguimos pagando. Si ahora tenemos que decir 1.000 euros tenemos que cerrar», advirtió.

Noticias Relacionadas

Deja un comentario

* Al utilizar este formulario usted está de acuerdo con el almacenamiento y tratamiento de sus datos por parte de este sitio web.