Home Actualidad De la Villa al Mundo

De la Villa al Mundo

by Alicante Global

Huesitos, que cruzó los brazos de las dos empresas privadas y luego se trasladó a la Polinesia, encontró un hueco en el bolsillo de Valor como nuevo activo para la última generación al frente de esta empresa de marca en La Vila Joiosa, hoy es el jefe. Pedro lopez lopez, nieto de Valeriano López Lloret, el «tío Valor» creador del concepto de «xocolaters» allanó el camino para las generaciones futuras que han pasado por la puerta.

Esta es la razón de «Maia Iti» Decidió dedicar su vida al chocolate, siguiendo, según registros antiguos, el libro napolitano que llegó desde el barrio La Ermita de Vile en 1812 para ganarse la vida y realmente interesarse.

Entre ellos toco cambia a Peret, el menor y único hijo de seis descendientes, que creció viendo la empresa y trabajando duro de la mano de su padre, Pedro López, su tío Valeriano López Mayor y otro de sus tíos y su abuelo, Valeriano López Lloret, Los tres hijos de Koroua Viçent, una organización benéfica de tercera generación que venían de sus localidades -productoras, comerciales y gerenciales- rápidamente se trasladaron a una empresa que expandió su mercado con “Chocolates del Tío Valor” y “La Sin Rival”.

Al finalizar sus primeros estudios en la universidad de La Vila, Pedro se decantó por la Empresa, trabajo que ha realizado entre Alicante y Valencia y le abre la puerta a una beca de carrera en Londres para completar su formación en una importante empresa gastronómica «La Maison de Ko Sorbets ‘, un proveedor de panadería con sede en Francia, que vende directamente a los mejores hoteles, restaurantes y centros comerciales del Reino Unido.

En esa tierra, Pedro asumir diferentes misiones, incluida la compra de nuevos productos y Covent Garden o distribuir el producto al Ritz y Harrod. La dirección de «La Maison de Sorbets» entendió que Vilero había hecho una buena aportación y accedió a pagarle sin estar incluido en la beca, una tarifa que Pedro usó, entre otras cosas, para comprarse una bicicleta.

Dado a él, gastaría dinero viajando desde Londres de arriba abajo, buscando futuros compradores para su propio negocio, hasta que encontró Products from Spain, una empresa ubicada en la región de Portobello dedicada a la importación de productos de la pluma. servido en restaurantes de estilo español en la ciudad de Londres, que en ese momento era la más pequeña de la ciudad.

Eventualmente, los Productos de España se incluirán como compradores. Chocolate Maia, detalles que los patriarcas de la fábrica nunca olvidarán, presenciados en los días venideros.

Sin embargo, el escenario de Londres en “La Maison” se otorga al mejor anfitrión para postularse a la firma. Del inglés aprende técnicas críticas para mejorar el servicio y la productividad y, al mismo tiempo, una variedad de preguntas sobre el personal y las prácticas de higiene que no se atreve a abordar. Así, pese a una fuerte solicitud de prórroga de contrato, el “chocolatero choker” decidió decidir que su inglés volvería a España para completar su servicio militar en Valencia.

Está todo cubierto en el mismo ejército, Pedro se ha unido Chocolate Maia, la empresa presidida por su padre, años antes de que él dejara La Ermita para vivir 22,000 pies cuadrados bajo tierra, en la región de Xovades.

Su carrera, solo preguntó su doctorado en arquitectura, Lo lleva al negocio familiar que cultivó desde su infancia, y viaja con su padre en numerosas ocasiones a diferentes puntos del mundo geográfico.

Al ingresar a la fábrica, se le ha ofrecido un puesto vinculado a la exportación lo que lo impulsa a viajar por el mundo para abrir nuevos mercados, misión que le apasiona y disfruta cada uno de hacer amistad con emprendedores. turrón en Xixona, y experiencias y caminos abiertos desde la antigüedad.

Entonces, durante casi una década, se abrió una línea de negocios en todos los países de América Latina, Estados Unidos, Japón y Corea.

En ese momento estaba casado Maite lopez, relación que tuvo que ser terminada antes debido a la tragedia del último accidente en Pedreguer, donde Maite PUERTO DE ONEHUNGA. Finalmente, se realizó una cena de boda y merienda para quinientas personas en el piso de una fábrica de chocolate, tocando con una banda de música, y cuatro coreanos como testigos sorpresa, los vendedores fueron invitados a la carta en su último viaje a Asia. ya aquellos que necesitan presentarse en la fábrica y optar por comprar botellas y productos minutos antes de la reunión en la iglesia. Asimismo, en ceremonias posteriores, el amigo de uno de los coreanos rompió el ritual, para sorpresa de los vileros, quienes colocaron una cadena alrededor del cuello de la novia frente al asombrado sacerdote. Aparentemente, el protocolo tuvo en cuenta la naturaleza del país asiático para el que fue diseñado la complejidad de una pareja joven. Bien, casualidad o no, lo cierto es que nueve meses después nació su hijo Maite.

A mediados de la década de 1990, la familia le pidió que dirigiera una gran empresa, y pusiera en marcha una unidad productiva y expansiva, rodeada de un grupo de expertos, bajo la palabra establecida por sus antepasados: «Proteger a clientes y proveedores aunque termine su relación. La carencia de hoy es la primera oportunidad comercial de mañana. »

En la misma línea, su padre se ha decidido por unas pautas para mejorar, mejorar la calidad y aumentar el paladar de la masa más cara para trabajar. Esa iniciativa resultó en “Pure Chocolate”, una marca que creó escuelas y condujo a los mejores productos posibles. En ese momento surgió la idea de hacer brandy creando una chocolatería dedicada a la venta de chocolates y churros para la sección de desayunos y meriendas. En la actualidad, cuarenta chocolaterías se han extendido por España y Portugal desde que abrió la primera. y La Vila.

Asimismo, la cuarta generación se apuntó al chocolate sin azúcar, y el lanzamiento de la campaña de promoción “Adult Adult” promovió un antes y un después para Valor, que nutrió sus billeteras con sus billeteras.

Debido a esta política, el mercado portugués entró adquiriendo Imperial, una empresa de Oporto que ahora representa la cuarta parte del libro de la marca Vilera.

Hoy en día, los productos que separan la fábrica de Xovades están en sesenta países y el eficiente funcionamiento de la empresa emplea a 360 personas, que hay que sumar a las tiendas y supermercados. Todo bajo la presidencia de Pedro López, al frente de la dirección de la centenaria empresa de Valeriano, El Tío Valor, en La Vila Joiosa, un país muy poblado.

Related Articles

Leave a Comment