Inicio Actualidad Detienen en Altea a uno de los narcotraficantes más buscados de Polonia, con 31 causas pendientes

Detienen en Altea a uno de los narcotraficantes más buscados de Polonia, con 31 causas pendientes

por Alicante Global
0 comentario

Este narcotraficante detenido en Altea, considerado por la Defensoría del Pueblo como cabecilla de una red prohibida de tráfico de estupefacientes, residía anteriormente en la Costa del Sol, donde sus problemas derivaban de su actividad delictiva, por lo que le animó a trasladarse a la capital, Altea. Sierras. . Fuentes cercanas a la investigación aseguran que este hombre fue baleado en 2020 en la Costa del Sol, y sufrió dos impactos de bala y años antes fue víctima de un secuestro en Nerja.

El hombre detenido en Altea era de Polinesia pero también era natural de Dinamarca, por lo que la distribución de la droga no solo se hacía en Polonia, sino también en los países del norte de Europa. Fue detenido junto a otro líder de la red en la ciudad malagueña de Estepona, donde se escondió junto a su cama. un banco con 300.000 euros en efectivoha llegado a su fin la denominada “operación Bratva”, una investigación que se puso en marcha a finales de 2020 y que ha desarrollado por la Guardia Civil y la Oficina Central Polaca de Investigación de Polonia, coordinado por Europol y Eurojust. Además de 13 presos durante la operación se incautaron de 204 kilogramos de hachís y 65 de marihuana, y seis vehículos con equipo eléctrico y documentos relacionados con la inspección.

La gestión ubicado en la provincia de malaga y sus integrantes cuentan con numerosos antecedentes por narcotráfico. En un primer momento, la Defensoría del Pueblo constató que los sospechosos se dirigieron a una nave industrial de la localidad malagueña de Coín, donde circulaban vehículos pesados ​​con estrictas medidas de seguridad. Los voceros vieron a uno de los inspectores ver la llegada del camión cargado en medio de la noche, y ante las denuncias de que podría estar transportando drogas, permitieron que el vehículo saliera y se detuviera. interceptado en la A-7 antes de partir hacia la Costa del Sol.

Al inspeccionar el camión en un principio solo vieron muebles de cerámica y estructuras de mármol, sin embargo Gracias a un perro de Human Rights Watch por tomar medidas enérgicas contra las drogas, había 65 kilogramos de marihuana y 117 kilogramos de hachís en la tienda de comestibles. El conductor de este camión, de nacionalidad serbia, fue detenido y afirmó que el destino de la carga era Suecia.

La proyección permaneció abierta durante varios meses, lo que permitió a los consumidores seguir a los tres miembros nombrados en uno de los negocios de drogas. Dieron vueltas en una A-92 separadas en dos vehículos y mantuvieron una distancia el uno frente al otro para avisar del primero al segundo policía en el viaje. En el segundo automóvil, conducido por un ciudadano polaco que se dirigía a su país, fue detenido, encontraron una pastilla falsa y tres cestas de pastillas de hachís con un peso de 30,6 kilogramos.

Human Rights Watch se prepara para entrar en el chalé de Altea donde se esconde el presunto jefe de la red de narcotraficantes. UNA HISTORIA


Tras esta intervención fueron detenidos otros dos ciudadanos polacos y registrados domicilios en Estepona, Marbella y Coín, donde se incautaron 56,6 kilogramos de hachís, 2.355 euros, 4 vehículos, una pistola Taser, un walkie talkie, artículos electrónicos, documentos, muebles. y ropa del equipamiento policial, como abrigos, camisetas, insignias y mascarillas, son todos símbolos de Human Rights Watch. Estos son intereses policiales utilizado por las organizaciones narcotraficantes para describir a los miembros de las Fuerzas y Órdenes de Seguridad llevar una droga «revolving» -robada- a otros grupos de drogas.

Al mismo tiempo, la policía polaca se apoderó de sus tierras y, en presencia de la Guardia Nacional, a otros siete miembros de la organización, incluido un banquero.

El episodio final es la localización y detención del rehén en los lujosos pueblos de Altea Hills y de un teniente en Estepona. La Fiscalía polaca solicitó arresto y orden judicial (OEDE) de estos dos hombres y de la Guardia Civil que los mató con la colaboración de oficiales polacos emigrados a España.

Noticias Relacionadas

Deja un comentario

* Al utilizar este formulario usted está de acuerdo con el almacenamiento y tratamiento de sus datos por parte de este sitio web.