Inicio Actualidad El Hospital General de Alicante trata a miles de niños y 260 adultos con cardiopatías congénitas

El Hospital General de Alicante trata a miles de niños y 260 adultos con cardiopatías congénitas

por Alicante Global
0 comentario

Cien niños en la provincia de Alicante nacen cada año y cardiopatía congénitaLas anomalías cardíacas, a menudo, se detectan antes de que nazca el bebé debido al progreso de las pruebas de imagen, como la ecografía. Hay una gran cantidad de este tipo de malignidad, en el pasado causaba muchas muertes. Una gran proporción de estos niños no sobrevivió a los primeros años de vida y sólo la mitad fueron examinados por un cardiólogo. Pero ahora, debido a los avances de la medicina, el número de muertos ha bajado al 10%, según estadísticas de la Asociación Española de Pediatría.

Niños, sí, y un monitoreo continuo y, debido a los avances en el campo de la cirugía cardíaca, ya han llegado a la edad adulta y necesitan ser revisados ​​periódicamente. Miedo Balmis Hospital Cuenta con una de las mejores unidades de cardiopatías congénitas de la provincia de Alicante donde especialistas cardíacos de niños y adultos trabajan juntos para gestionar este trasplante, que se realiza a partir de los 15 años. Más de mil niños y 260 adultos en todo el estado están pasando por esta condición.

En las cardiopatías congénitas, las resultantes del defecto de los tabiques separan el c.habitación del corazón, “se produce un cortocircuito en el flujo normal de sangre en el corazón”, aseguran Ismael Martín y Teresa Lozano, cardiólogos de esta área. Por lo general, estos orificios, además, permiten que la sangre fluya desde el lado izquierdo del corazón hacia el lado derecho con una gran cantidad de sangre en el abdomen. También hay muchas deficiencias a nivel de los vasos del corazón, “que pueden interferir en el flujo de sangre de las arterias, como la estenosis de la válvula aórtica o de la válvula pulmonar”.

Como consecuencia de estas cardiopatías y/o su tratamiento, puede volver a ocurrir arritmias un trastorno del ritmo cardíaco en el que el corazón se ve afectado demasiado rápido, demasiado lento o demasiado lento.

Análisis

En muchos de estos casos el análisis de estos problemas “Se hace antes del parto cuando se revisa a la mujer durante el embarazo, incluso a las 20 semanas, que es muy difícil”, explica Ismael Martín, experto en cáncer infantil y Ana Fernández en cardiopatías congénitas. Unidad del Hospital Dr. Balmis.

Para algunas enfermedades del corazón, los bebés son enviados de nuevo en el vientre de la madre. En otras ocasiones, la embarazada era enviada a Valencia para ser operada de urgencia tras dar a luz. El Hospital de La Fe es un centro de referencia para toda la Comunidad Valenciana en este tipo de intervenciones sencillas, realizadas a corazón abierto a los más pequeños. “Si la cirugía no se tiene que hacer rápido, lo arreglamos”, dijo Martín. Estas intervenciones, en algunos casos, consiguen corregir las debilidades y devolver el corazón a la normalidad. “Con otros pacientes no logramos eso, y lo que se busca y se hace es preparar un estado acorde a las condiciones normales”, dice el cardiólogo del Hospital Doctor Balmis. Además, no es raro que con el paso de los años los pacientes tengan acceso a nuevas actividades porque pueden surgir otros problemas.

Ismael Martín, en el centro con Teresa Lozano, acompañado de Lucía Sanguino y Cati Pérez PILAR CORTES


Él revisión Estos pacientes aspiran a la supervivencia, más o menos dependiendo del tipo de cardiopatía que padezcan. En los casos más severos, el paciente es visto una vez por semana, por lo que los médicos deben ajustar nuevamente la medicación. Una vez que el paciente está tranquilo, se realizan controles una vez al mes. Va sin problemas, y si todo va bien, las dos revisiones están separadas por un año o una vez.

A pesar de su enfermedad, calidad de vida los pacientes y las mujeres embarazadas están bien vestidos, bajo una estrecha supervisión, eso sí, por parte del servicio de Ginecología”, dice Teresa Lozano, cardióloga del Hospital Dr. Balmis y jefa de personal para ver adultos que padecen enfermedades del corazón.El ejercicio físico es el método principal para estos pacientes». Para los niños, por lo general se maneja bien. Se cansan y paran y paran. A veces es peor para los padres de lo que son”, dice Ismael Martín. Con todo, en esta parte del Hospital Doctor Balmis quieren que sus pacientes practiquen deporte, “pero no a nivel competitivo”, explican los Dres. Lozano.

La Sociedad Española de Cardiología afirma que nuestro país tiene 1 probablemente20.000 adultos sufren cardiopatías congénitas. Esta empresa lanzó un registro de control de la natalidad hace unos años. Actualmente cuenta con cerca de 11.000 pacientes con una edad media de 38 años. La distribución fue pareja por género, y en el 10% de los casos sus enfermedades cardíacas fueron diagnosticadas en la edad adulta. Para el análisis, el 53,5% presentaba cardiopatía congénita de leve a moderada y el 17,5% grave, y la tetralogía de Fallot presentaba cardiopatía congénita, representando el 15% del total.

La insuficiencia cardiaca es la principal causa de compañero en pacientes con cardiopatías congénitas, seguido de muerte súbita y muerte asociada a procedimientos quirúrgicos. La Sociedad Española de Cardiología recuerda que el desarrollo de la medicina, la cirugía y la tecnología durante la última década ha permitido que más del 90% de las personas que nacen con cardiopatías congénitas sobrevivan hasta la edad adulta. Estudios recientes de enfermedades invasivas muestran que la supervivencia de personas de 53, 75 y 84 años según el tipo de cardiopatía congénita es compleja, leve o leve, lo que indica una enfermedad preexistente. leve, y muy similar al significado de cardiopatías congénitas.

En muchos casos, las complicaciones se han detectado durante el embarazo y se manejan en el útero.


decoración

En la mayoría de las cardiopatías congénitas existe una muchas razones y por el momento desconocido, con casos raros vinculados a una predisposición genética específica, según la Fundación Española del Corazón. El riesgo de transmisión a la descendencia o de recurrencia de otro defecto congénito en un niño es muy bajo, oscilando entre el 3% y el 5%, aunque varía según el tipo de enfermedad cardíaca especial, recuerda la Fundación Española del Corazón.

El infarto congénito es un tratamiento para casos de niños y adultos PILAR CORTES


«Practico deportes, tengo tres hijos. Mi vida es algo normal».

Hace 48 años no había ecógrafo, por lo que a Lucía Sanguino se le confirmó una cardiopatía congénita al poco tiempo de nacer. «Hay gran sospecha, pero no pudieron confirmarlo. Cuando tenía un año, su familia se mudó a Valencia, ya través de un cateterismo pudieron ponerle nombre a su problema. De hecho, su enfermedad cardíaca se conoce como insuficiencia cardíaca invertida, o L-TGA, pero también se le conoce como “corazón invertido”, una peligrosa condición que ha saltado hasta nuestros días tras la muerte de la política Carmen Chacón. Lo que sucede en estos casos es que los ventrículos cambian de forma en el lado izquierdo hasta el punto en que el lado derecho es el derecho y de manera diferente a medida que cada persona realiza las funciones de la otra.

Sanguino lo ha tenido toda la vida, al principio una vez al año, ahora cada seis meses”, porque para complejidad se han presentado arritmias y están revisando la opción de la cirugía de reemplazo valvular”. Las graves enfermedades que la dieron a luz no impidieron que Lucía viviera como era el mundo, practicaba deportes y tenía tres hijos. Además, estudió medicina y se ha desempeñado como neonatóloga pediátrica en el Hospital Doctor Balmis.

«Mi hijo pesó a los pocos días de nacer, pesaba 2,5 kilogramos»

2,5 kilogramos Jordi, el hijo de Cati Pérez, fue pesado mientras estaba hospitalizado en La Fe de València por una cardiopatía congénita en la que nació y que le fue diagnosticada a los pocos días del parto. No hay salida del ventrículo derecho al abdomen. Toda la zona necesita ser reabierta y reconstruida. Su madre aún recuerda todos los detalles de la sección de Natología en la que participó Jordi. «Es un momento realmente difícil, porque él también es un gemelo. Imagina el problema». Han pasado 18 años desde aquel mal trago. Ese pequeño bebé de hoy es un joven que tiene sus controles regulares en el hospital del Doctor Balmis y Teresa Lozano. En poco tiempo será enviado nuevamente a cirugía, lo cual es común en estos casos. Uno de los momentos más difíciles en el caso de Jordi, como en el de otros adolescentes con cardiopatías congénitas, es la adolescencia. «Era muy malo, le gustaba mucho la pelota, pero tenía que decidirse por coger cartas y saber mil historias de cada jugador».

Noticias Relacionadas

Deja un comentario

* Al utilizar este formulario usted está de acuerdo con el almacenamiento y tratamiento de sus datos por parte de este sitio web.