Inicio Actualidad GUERRA DE UCRANIA | La salida de un joven de l’Alfàs para huir de la guerra: 40 días escondido para que no lo cojan durante 18 años.

GUERRA DE UCRANIA | La salida de un joven de l’Alfàs para huir de la guerra: 40 días escondido para que no lo cojan durante 18 años.

por Alicante Global
0 comentario

Como recordatorio, siempre seguía el sonido de las flechas que brillaban en el cielo y el sonido de los ruidos que decían que algo iba a suceder. Ahora, desde casa, es un recuerdo, aunque una historia que nunca olvidará en su vida. Por Oleg Skryl, tiene 18 años Vecino de l’Alfàs del Pi durante más de una década, logró escapar del conflicto que asola su país de origen, Ucrania, aunque su viaje de regreso fue muy difícil de vacaciones. se escondió por más de 40 días no debe ser buscado.

La historia que vivió en las últimas semanas de este joven ucraniano se ha escrito al mismo tiempo del país de su nacimiento y residencia desde 2011. Oleg partió a Ucrania el 14 de febrero en un viaje con su padre “para sorprender a mi novia por su cumpleaños”, una niña que vive allí. La retirada estaba prevista para el regreso el día 25, pero justo un día antes del estallido de las hostilidades se hizo “imposible salir”. Porque Oleg tiene 18 años, y dentro de un mes cumplirá 19, año en el que los jóvenes están siendo enviados a Ucrania para luchar en la guerra. El joven vive en l’Alfàs del Pi con su familia desde hace más de una década, es residente español, está empadronado y estudia en una universidad de Vila Joiosa: «He vivido en España más tiempo que en Ucrania».

«He vivido en España más tiempo que en Ucrania»


decoración

Y comenzó a caminar para salir de la tierra regresó a su propio país con su padre; pero con su esposa y su hermano menor, decidió irse del país con ellos y dejar a sus padres. “Empezamos a pensar qué podíamos hacer, todos en pánico con flechas acercándose«, explicó a este periódico. En ese momento en su casa, en Kremenchuk, cerca de Kharkiv, en una zona cercana a la frontera con Rusia. «Lo primero que nos dijo fue que llenáramos los tanques de aceite de los autos”, y durante estas 12 horas estuvieron en la gasolinera.

Era un momento de llegada en el coche.


A partir de entonces “nos escondimos” y, con su padre, “bajábamos al resguardo de la casa cada vez que sonaban las campanas en los pueblos cada vez que algo volaba sobre él”. por Oleg Me asusté, por la pelea y dije a mi edad “siempre que me puedan parar me llevan”aunque tiene residencia española, vive en l’Alfàs del Pi porque su pasaporte es ucraniano: «Mi padre tiene diabetes, no le va a pasar nada, pero me pueden llevar a pelear aunque no esté sentado».

Mientras vivía esta situación en Ucrania, en la localidad de Alfasino no se quedó su madre y un amigo de la familia: «Tenemos que encontrar una solución», explicó a este diario Justo López, quien conoció a Oleg desde su infancia. Luego comenzaron a aprender cómo Oleg podía irse de Ucrania sin meterse en problemas. Primero acudieron al Cuerpo de Seguridad del Estado, en el distrito de extranjería, donde «nos dijeron que sin nacionalidad española no podían hacer pasaportes». Como esa opción ya no estaba disponible, se dirigieron al Ayuntamiento de l’Alfàs del Pi donde hablaron con la Oficina de Residentes Extranjeros y, desde Pangea, contactaron con la Embajada.

Pasaron horas y días y la madre y los amigos de Oleg en el pueblo de Alfasina no querían esperar más. Así que “estamos buscando otra opción”. El joven ucraniano le dio a López “poderes de abogado” para administrar ciertos trámites como un certificado de registro y otro que estaba estudiando en la universidad vilera. Ara, los documentos muestran que su vida en España no fue en Ucrania. Un amigo de la familia dice que buscó un intérprete para los documentos “que no querían sus honorarios cuando aprendió a leer” y un notario “para declarar” que los asistía gratis. López celebró la unidad que encontró en el camino.

Pero, ¿qué hace con todos esos documentos? Pues para traer en la Notaría de Alicante «Apostilla a La Haya», un certificado para saber que los documentos legales fueron emitidos de un país a otro. Es decir, es un “pase” que le permite a Oleg separar el país con su padre, su novia y el hermano pequeño de su novia.

«Vimos tigres y autos destrozados, casas destrozadas y gente muerta en los valles, fue realmente aterrador».


decoración

Mientras estuvo en España, sus familiares hacían todas estas tareas administrativas, en Ucrania el joven y sus amigos tuvieron un verdadero sueño. Primero cruzaron el país en coche hasta Eslovaquia. Salieron de Kharkiv en la mañana del 28 hacia la ciudad de Lviv, a más de 1.000 kilómetros de distancia en automóvil por carreteras secundarias. En el camino “vimos tanques y carros averiados, casas y muertos fueron destruidos en los valles, lo cual fue muy aterrador“Porque el joven dice ‘cada vez que te pueden disparar’ se acaba con la vida de una persona. Entonces, el miedo a la naturaleza de la guerra también estaba ligado al hecho de que siempre serían arrestados.

Fue una época de viaje de miles de kilómetros recorridos en coche.


Cuando llegamos a Eslovaquia, “pidieron nuestra literatura y no nos permitieron salir del país”. Ahora, habla con España, Decidieron viajar al territorio polaco donde llegaron el día 29 por la noche. Allí Oleg y los demás pudieron pasar pero los problemas no terminaron porque su padre no pudo al principio. “Mi papá tenía diabetes pero no le creyeron. Me mandaron pero mi papá hasta me mostró todos sus papeles y sus medicamentos”, explicó el joven Alfasino. Todo porque han descubierto que muchas más personas parecen estar muriendo, por lo que tienen que abandonar Ucrania. pero termino lo consiguieron cuando llegó a España el mensaje: «Hemos pasado»; aunque el viaje no terminó.

En Polonia se les proporcionó alojamiento y comida, que también corrió a cargo de la familia en l’Alfàs del Pi a través de la organización de Remar: “Llegamos después de dos días de conducción, mi padre y yo, nunca paramos”. El siguiente paso es ir a Austria donde cogieron un avión a Valencia. Ese viernes desembarcaron en la Comunidad Valenciana y llegaron poco después a l’Alfàs donde les esperaban su madre y amigos para terminar su larga charla de más de 40 días.

Oleg Skryl el pasado viernes tras su llegada a l’Alfàs del Pi.


“Mi madre lo pasó muy mal desde l’Alfàs del Pi”, dijo el joven. Ahora está de vuelta en la escuela secundaria y está tratando de enseñar español a su esposa y hermano. Sin embargo mantenerse en contacto con Ucrania Oleg todavía tiene a su abuela y su tía, donde los dos adolescentes son de sus padres que no quieren irse del país.

«Tu impulso y todo cambiará, no habrá palabras»


decoración

Si le preguntan a Oleg cómo era en medio de una pelea, no sabe cómo describirlo con palabras: “Lo peor es cuando se dispara el tiro, suena tan aterrador que te asusta el si”. no sabes por qué. Sucede, la primera vez que suena el arpa. Tu impulso y todo cambiará, no habrá palabras». El joven, su padre, su esposa y su hermano se encuentran ahora a miles de kilómetros de distancia, y junto a su familia y quienes ayudaron desde casa, se espera que su historia sea un “camino” para otros que han tomado el país.después la expedición al comienzo de la guerra.

Noticias Relacionadas

Deja un comentario

* Al utilizar este formulario usted está de acuerdo con el almacenamiento y tratamiento de sus datos por parte de este sitio web.