Inicio Actualidad Investigadores de la UA analizaron el ADN de 136 huesos prehistóricos

Investigadores de la UA analizaron el ADN de 136 huesos prehistóricos

por Alicante Global
0 comentario

La investigación la están llevando a cabo la Universidad Nacional de Barcelona y los Institutos Max Planck de Ciencias de la Historia Humana y Antropología Evolutiva, además de la Universidad de Alicante, y contará con la Universidad de Valencia.

El informe explora la relación entre él. Grandes cambios de población y cambios sociales y políticos del tercer y segundo milenio. analizando 136 tipos de género (96 de la Edad del Bronce de El Argar y otras comunidades contemporáneas, 34 de la Edad del Cobre y 6 de la Edad del Bronce Tardío).

El grupo de investigadores de UA, Valencia y Museo Arqueológico de Alicante (MARQ), ha aportado información arqueológica, épocas e historia humana desde 19 personas de la Edad del Bronce (Cova d’en Pardo –Planes– y Cueva de las Lechuzas –Villena–) y 9 de la Edad del Bronce (Cabezo Redondo, al este del Peñón de la Zorra, Cueva del Puntal de los Carniceros – Villena– me La Horna –Aspe–).

Estos incluyen el producido antes que los sexos de la Península IbéricaEl nuevo estudio cubre datos de casi 300 pueblos prehistóricos con un enfoque particular en la transición del Cobre a la Edad del Bronce.

“Aunque sabíamos que los llamados antepasados ​​esteparios, que se extendieron por Europa en el tercer milenio, llegaron al norte de la Península Ibérica hacia el 2400 a. C., nos asombra ver que todos los pueblos de la época de El Argar. Y los grupos actuales llevaban parte de este antepasado, pero en los pueblos de la Edad del Cobre no había ninguno ”, dice el investigador Max Planck Wolfgang Haak, autor principal y revisor del estudio.

Vista aérea de Cabezo Redondo UNA HISTORIA


Fondo

Desde la UA explican que el tercer milenio antes de Cristo fue una época muy dinámica en la época preeuropea y asiática occidental, como lo demuestran los cambios sociales y ocupacionales, la gran política.

En la Península Ibérica, la Edad del Cobre, hace unos 4.500 años, fue muy intensa, con un gran crecimiento poblacional, evidenciado por una serie de aldeas y pueblos, grandes estructuras funerarias y macro aldeas de más de 100 hectáreas.

Por razones que aún no están del todo claras, la segunda mitad del milenio ha sido testigo de una disminución de la población y el abandono de grandes aldeas y necrópolis.

En el sureste de la Península Ibérica, casi 2200 apareció una de las estructuras arqueológicas más famosas de la Edad del Bronce europea: el significado de «El Argar», una de las primeras comunidades a nivel nacional en el país Pakeha.

Esta comunidad está marcada con sus grandes poblados ubicados en los cerros, diferentes gemas, armas especiales y joyas de bronce, plata y oro, y una ceremonia de duelo interno, con cementerios y cementerios incorporados en un mismo espacio.

Llave

Los datos genéticos estudiados revelan algunos de los mecanismos subyacentes de la mutación genética.

Aunque la mayor parte del genoma muestra que las personas de la Edad del Bronce eran una mezcla de ancestros locales de la Edad del Cobre y una pequeña proporción de ancestros de tierras europeas, las genealogías del cromosoma Y se heredaron en el piso mostrando el ciclo completo, que está conectado con el curso. del descenso de la estepa. también se encuentra en otras partes de Europa.

“Las causas de esta pérdida de la diferenciación del cromosoma pre-Y son muy difíciles de explicar”, dijo Cristina Rihuete Herrada, autora principal del estudio e investigadora de la UAB.

Datos recientes significativos de los sitios de El Argar sugieren que estos dos sitios no explican completamente la composición genética de las sociedades de la Edad del Bronce.

«También encontramos rastros de ancestros que rastreamos hasta el Mediterráneo central y oriental y Asia occidental. No podemos decir con certeza si estas influencias llegaron al mismo tiempo a los ancestros. Estepa, pero estos son parte de las comunidades de El Argar, lo que evidencia que aún existen vínculos con estas regiones ”, dijo Vanessa Villalba-Mouco, investigadora postdoctoral del Instituto Max Planck y del Instituto de Biología Evolutiva (UPF-CSIC).

Ejemplo

El artículo analiza muestras de contextos arqueológicos ajenos a la cultura El Argar, permitiendo una amplia panorámica de las características genéticas actuales en el Sur y Levante de la viga.

“Este trabajo cambiará significativamente lo que sabíamos sobre las poblaciones llamadas ‘Bronce Valenciano’ que se pensaba que eran un desarrollo diferente para las Argaricas, en el sur. La presencia de antepasados ​​esteparios en la zona de la Edad del Bronce del Vinalopó indica que las futuras migraciones de Europa Central afectaron a las poblaciones autóctonas de esta región ”, afirma Gabriel García Atiénzar, investigador del Instituto de Investigaciones Arqueológicas y Patrimonio Histórico de la Universidad de Alicante.

“Si bien la mutación genética que se originó en grupos migratorios del norte y centro de la galaxia ibérica, el cambio climático que afectó al Mediterráneo oriental en 2200 a. C. es una cuestión de un millón de dólares”, dice Roberto Risch, observador y líder. autor.

“Es una tontería pensar que todo se puede explicar con un simple ejemplo de una cosa. Si bien el paso del tiempo ha sido sorprendente, han intervenido muchas cosas”, dice.

Enfermedades infecciosas

Explican que una de las razones es que las epidemias, como una forma de epidemia, se encontraron en otras regiones de Europa en ese momento.

Aunque no se encontró ninguno entre las personas analizadas en el sur de la Península Ibérica, puede haber un problema relacionado con los cambios poblacionales observados en la región, según los investigadores.

“Independientemente de qué, ahora podemos concluir que el movimiento de población que comenzó en partes de Europa del Este alrededor del 3000 aC no fue un evento en declive, sino más que eso. Cuatrocientos años llegarán a la Península Ibérica y otros 200 años vendrán. los límites de la actual Murcia y Alicante ”, dicen.

El registro arqueológico del grupo El Argar muestra una clara separación de los métodos anteriores de la Edad del Cobre.

Las prácticas funerarias, por ejemplo, surgieron de trabajar individualmente a individualmente y en parejas en los hogares.

En la Comunidad Valenciana, sin embargo, la mutación genética también es evidente, y la Edad del Bronce presenta una perspectiva diferente. “Hasta hace poco se decía que durante la Edad del Cobre los entierros en la Comunidad Valenciana estaban determinados por el método de enterramiento colectivo en cuevas naturales, que datan de la Edad del Bronce, su deuda ha disminuido notablemente y vivían en un pequeño pueblo”, apunta fuera García Atiénzar.

Añadió que “sin embargo, este estudio muestra que desde distintos puntos de Alicante, además de la meseta mediterránea y el código genético, el ritual de la cueva persiste, a pesar de que el acceso a ella habrá más moderación de la que ha observado el reducido número de quienes y los instrumentos funerarios, algunos de los cuales tienen un significado argárico, apuntan a importantes lazos de unión, posiblemente genéticos, entre las dos regiones desde 1800-1700 aC ”.

Élite

Los cementerios principales representan la formación de fuertes jerarquías sociales. Cuando se evaluó la relación biológica, el estudio encontró que los hombres, en promedio, tenían relaciones cercanas con otras personas en el asentamiento, lo que indica que el grupo probablemente se formó de manera patrilineal.

Esta organización social puede explicar la marcada reducción de la variabilidad del gen Y, que representan en el estudio.

«Estamos viendo patrones similares de organización social y estratificación creciente en otras partes de Europa de la Edad del Bronce Temprano también, y casi simultáneamente con patrones similares de formas anteriores.. La naturaleza del problema, a veces incómodo y muy dinámico», dice Haak .

La investigación involucró, además de las mencionadas, otras instituciones como la Universidad de Adelaida, Universidad Privada del Danubio, Universidad de Basilea, Fundación Vasca para la Ciencia, Universidad de Ciudad del Cabo, Museo Arqueológico Municipal de Lorca, Universidad de Murcia, Harvard Medical School, Harvard. Universidad, Instituto Médico Howard Hughes y Universidad de Sevilla.

Noticias Relacionadas

Deja un comentario

* Al utilizar este formulario usted está de acuerdo con el almacenamiento y tratamiento de sus datos por parte de este sitio web.