Inicio Actualidad Kiko Casilla evita cualquier acción peor

Kiko Casilla evita cualquier acción peor

por Alicante Global
0 comentario

Raúl Guti intenta llevarle el balón a Malsa, luego cruza la valla para esquivar, con Lucas Pérez y Postigo mirando. | MATAS SEGARRA


La banda de Elche tuvo las mayores pérdidas de Pedro Bigas y, lo más importante, de Lucas Boyé. Entonces los granotas llegaron a Martínez Valero en una situación desesperada y preocupada por la falta de futbolistas como Campaña, Soldado, De Fruits, Bardhi, Miramón y Melero.

Kiko Casilla evita cualquier acción peor


Si se mira todo el partido, el equipo de Paco López estuvo mejor durante la mayor parte del partido y tuvo muchas más ocasiones de gol. Kiko Casilla fue el mejor jugador de franjiverde con una serie de intervenciones que evitó empeorar las cosas. El equipo de Escribá jugó su dramático juego de cinco que ganó durante la temporada, que estuvo muy cerca del juego de ataque que realmente no hizo estallar la portería.

Aun así, encontró un gol de Lucas Pérez, un hombre muy guapo, y todo lo que tocó se convirtió en oro, para avanzar al marcador a los 32 minutos del primero, o casi un chasquido del gol de Dani Cárdenas en todo el encuentro. A pesar de que el partido no fue muy confiado, había esperanzas de celebrar una segunda victoria.

Movimientos inesperados

Pero al inicio de la segunda parte, el error de Gonzalo Verdú abrió el camino para que el Levante pagara, y el abuelo del Elche no tuvo que quedar libre.

Escribá sigue apostando por un enfoque tricéntrico y bidireccional. Enzo Roco volvió al eje contrario con Verdú y Diego González en ausencia de Bigas. El técnico de la franjiverde mantuvo a Helibelton Palacios en el buen camino, a pesar de que en los dos primeros partidos en casa eligió a un futbolista peor como Josan.

La sorpresa en medio de la cancha. El técnico valenciano eligió a un jugador con un punto más vertical como Tete Morente para crear una diagonal para posicionarse en varias ocasiones como centrocampista en lugar de Fidel, que no jugó ni un minuto. Algo es diferente.

A falta de Boyé, Benedetto y Lucas Pérez formaron la pareja de ataque.

El partido estaba muy avanzado a falta de seis minutos para el final, quedando Tete Morente con Cárdenas tras una gran salida de Mojica. No hubo resultado de la jugada, aunque, tal vez, si llegaba al punto, sería cancelada para el exterior.

A partir de ahí, el Levante se hizo cargo, gestionando y amenazando los riesgos. Por la intensidad de la presión, pudo salir por detrás del Elche. Además, con dos jugadores de balonmano como Dani Gómez, su personaje principal, Morales, sufrió una serie de lesiones en el juego largo con las probabilidades.

Fue allí donde Kiko Casilla emergió como el salvador de su grupo. Primero con un remate de Morales y luego casi con un cabezazo de Dani Gómez.

Pero el fútbol, ​​muchas veces, fue emocionante, con 32 minutos, una vuelta con un cabezazo de Tete Morente que dejó a Benedetto, ventaja que cortó Argentina al llegar a ese área, en su segundo probó el balón, que fue negado por El árbitro y Lucas Pérez, un hombre muy atento, con un tiro cruzado, abrieron el marcador y ganaron el descanso (1-0).

Todo es cara a cara. Pero al inicio de la segunda parte, el Levante se sumó al empate. Dani Gómez acabó con mala cabeza y parecía que el Elche había empezado a tomar el control, había llegado la mala jugada del partido. En un saque de banda muy cerca del retén, sin darse cuenta, tirado por las franjiverdes, Mojica entregó el balón a Diego González y él, también, a Gonzalo Verdú. Le robaron la billetera a Cartagena. Dani Gómez se llevó el balón cuando se fue a Morales, esta vez no perdió cuando consiguió la victoria.

Poco después, Morales, un verdadero soñador, cruzó y Kiko Casilla, por tercera vez, evitó el gol.

A la media hora de la reunión, Escribá decidió que era el momento del primer servicio Pastore. Argentina se colocó en el mediocampo, su mejor posición, detrás de dos jugadores. Pere Milla también se fue a Benedetto para ayudar con la mudanza.

Pastore omitió los detalles sobre su calidad, pero aún está lejos de ser lo mejor. Estaba a punto de ser castigado. Cuando le entregó un buen balón a Raúl Guti, el zaragozano disparó primero, para pegar en el poste.

La lesión de Morales y el cansancio de Dani Gómez, que también es segundo, redujeron el riesgo del visitante.

Guido Carrillo fue la última bala del Elche para intentar aprovechar los centros laterales. Durante la prórroga, Pere Milla tuvo el mismo que Carrillo, pero no funcionó. Al final, una corbata dejará un sabor dulce amargo.

Noticias Relacionadas

Deja un comentario

* Al utilizar este formulario usted está de acuerdo con el almacenamiento y tratamiento de sus datos por parte de este sitio web.