Inicio Actualidad La guerra del agua estalló para Puig y Mazón

La guerra del agua estalló para Puig y Mazón

por Alicante Global
0 comentario

¿Quién fue el cerebro de la labor de dar la vuelta a la afición del Júcar en tres años de marca y estrenar a sus homólogos alicantinos? Es decir, en 2018 saldrán de apoyo y sin amargura Alicante recibirá una parte del agua protegida por la renovación de sus regadíos para no dejar que la gota llegue hasta la Albufera. Hace 17 años, en 2005, el trasvase de agua del Júcar a la provincia de Alicante por fin se hizo realidad tras la aprobación del proyecto. El entonces Ministro de Infraestructura, José Ramón García Antón (Soy de los que piensa que la tragedia del 11 de agosto de 2009 cuando el gobierno de Alicante se fue empezó a adelgazar en Valencia antes de recuperarse), logró quedarse en Ministerio de Medio Ambiente a la misma mesa con los usuarios del agua (no solo agricultores) de Vinalopó, L’Alacantí, Marina Baixa y Ribera del Júcar para acordar el envío de hasta 80 hm3 desde Júcar a Alicante. Sin embargo, parece que esto no sucedió; y ahora nos volvemos a encontrar al respecto.

Los agricultores valencianos que se están beneficiando de la debilidad del Consell en la crisis del agua tienen que replantarse y reabrir la guerra del agua haciendo realidad todos los ahorros de la renovación del regadío valenciano, pagados por todos los que vivimos en la Comunidad Valenciana, desde Vinaroz hasta Pilar de la Horadada, y viviendo en el valle de la Albufera.

Y se acabó. Cada quien conduce por sus propias casas, que están en su control (o no) el deseo, el egoísmo y la falta de integración local, para tratar de quedarse con toda el agua y el dinero de la comunidad todas las personas que puedan. Lo que no es admisible es violar las reglas del juego con el apoyo y el estímulo del Gobierno, y de momento el Consell simplemente ha fallado en proteger el abastecimiento de agua desde el Júcar hasta Alicante, pero ha allanado el camino a seguir de pescadores valencianos en sus protestas contra el mapa de aguas del Júcar, firmado por dos alicantinos en un papel, que ha sido confirmado, no así el presidente. ximo puig y consejero Mireia Mollá leído o se negó a leer. Y con todo, además, si bien la situación es difícil por momentos con la violencia del atentado de Villena, amenaza con cerrar el grifo de los acuíferos que aún retienen la mayor parte del agua que se consume, por ejemplo, en la costa. de Alicante. Lo que separó a la Junta también. Un papel para Ximo Puig, pero también para el presidente de la Diputación, fama Carlos Mazón, aspirante al trono del Consell, y ahora se sienta a animar a la afición de la Acequia Real del Júcar. A Mazón, aunque en su partido no hay nadie de carácter político y un hombre de García Antón que le apoye, ha mostrado ahora su firme defensa del agua para el estado, pero quien está en su contienda por la presidencia de la Generalitat le seguirá. para hacer frente a la poderosa vertiente valenciana.

Hace unas semanas, cuando se anunció la aprobación oficial del Consell para utilizar toda el agua ahorrada de la renovación del regadío en el mantenimiento del parque de la Albufera, se desató una revuelta y la lógica de la Junta Central de Usuarios de Júcar-Vinalopó, Puig entregó al Gobierno el secretario autonómico de Agricultura, Rogelio Llanes, para intentar calmar los ánimos de algunos usuarios que están dispuestos a parar en Bruselas. Llegó Llanes, que le cayó en el marrón por alumbrado, y llovieron millones y millones para obras que pudieran repartir agua desde Villena, pero sin explicar el coste y la calidad. Es decir, para comprar unas obras el Consell se gasta 180 millones de euros sin autorizar el vuelo. El agua que aún hay en el Júcar se quedará allí, como han explicado los agricultores valencianos, sabiendo que sus propios niveles de energía se incrementan porque no tienen un gran enemigo con el que medirse, ya que el mediador está en otras cosas.

Si la cosa está que arde en el Júcar, en el Tajo-Segura pasarán las tres cuartas partes, pero es peor. ¿Es mejor? Afortunadamente, la naturaleza ha conectado con el estado, y pese al primer corte de la transición, el Tajo retiene suficiente agua para que no sea recuperada, hasta mayo, para que no entre al agua.Descuento y compensación por compensación. de la mejor cueva. Pero esto es por casualidad. Además de la causa presentada por el Tribunal Supremo a los bienes del Consell, la Diputación y el Ayuntamiento de Orihuela por cortes, se ha confirmado, negro sobre blanco, sin retorno del plan vial del Gobierno: el clima A estar más seco. , Emiliano García Page -presidente de Castilla-La Mancha, cuyo objetivo es cerrar el canal- y muy atentos a la transición de la vicepresidenta Teresa Ribera se opondrá al Gobierno. Ribera soporta el coste del agua de riego que se multiplicará, en principio, por cinco, se imaginan los agricultores. Ojo, porque son el 80% de los turistas de Alicante y Murcia. No estamos hablando de las grandes empresas agroalimentarias del Campo de Cartagena que pueden pagar el agua al precio que marque Acuamed. El futuro de las miles de familias alicantinas cuyas vidas se encuentran en las aguas del Tajo está en peligro.

Estamos hablando de 50.000 trabajadores de muchos sectores que se ven obligados al paro por el clima global, verde se puede comprar en Marruecos, naranjas en Argentina y Sudáfrica, chufas en Malí y melones y cebollas en Senegal. ¿Quién es un agricultor que puede pagar el agua traslacional a 0,8 euros/m3 y sentarse con los 15 chelines que gana por un kilo de zumo de naranja? El aumento de los precios de la electricidad empujará la presión del agua para riego a 1,25 euros/m este año, lo que provocará que miles de agricultores salgan perdiendo, advierte el Sindicato de Regantes del Tajo Segura. Los regantes piden a la vicepresidenta Teresa Ribera que se implique a fondo en este proyecto y que se aplique la Ley de Regantes, para que el coste de los regantes se pague y se fije en un precio de 0,30 euros/m3. Presidente de la Unión, lucas jimenez, se ha llegado a culpar al Gobierno de producir las peores épocas del franquismo o del estalinismo. ¿Cómo? La post-inundación y prácticas fraudulentas como obligar a las comunidades de regantes a firmar acuerdos individuales para el suministro de agua contaminada e intimidarlos con predicciones de que el suministro de agua de Tajo-Segura se reducirá cada día.

PUERTO DE ONEHUNGA. La falta de agua amenaza la primera fase. El turismo residencial se ha adquirido, utilizando la comparación bancaria, como un componente “sistemático” (cuya eliminación afecta a todas las actividades gubernamentales) para la economía de la Costa Blanca, moviendo más de 12.000 millones de visitantes sólo hasta 2019 euros al año, de los cuales seis mil millones equivale al gasto de los extranjeros que viven en segundo lugar del gobierno, y otros seis mil al proyecto económico de compra de casas, villas y departamentos chalets. Vender casa a extranjeros y turistas españoles supone 96.000 puestos de trabajo directos e indirectos al año, y es un trabajo que ayuda a explicar y supone el 60% del gasto turístico. No está mal recordar estos detalles para que el Gobierno y el Consell lo entiendan. En otras palabras, el agua en Alicante no es lo que se necesita para mantener un jardín europeo. Es una señal de que estamos avanzando Los cambios recientes de sequía y Alicante son todos problemáticos y los eventos esperan.

Noticias Relacionadas

Deja un comentario

* Al utilizar este formulario usted está de acuerdo con el almacenamiento y tratamiento de sus datos por parte de este sitio web.