Inicio Actualidad Los turistas británicos han vuelto, no nos equivoquemos al pensar que todo ha terminado

Los turistas británicos han vuelto, no nos equivoquemos al pensar que todo ha terminado

por Alicante Global
0 comentario

Unos de los mejores momentos que me ha dado mi trabajo en los años que suprimo las noticias turísticas del estado de Alicante llegaron cuando me sentaba con un café, una cerveza o una botella de agua antes José María Caballé. El empresario es uno de los pioneros del desarrollo turístico de la Costa Blanca y Benidorm, y de quien, en conversaciones, aunque breves, aprenderá. El presidente de Servigroup vino a estos países, como muchos españoles, buscando el futuro, y nunca olvidará aquella primera mañana del otoño de 1969 en que despertó en Benidorm. Levantó las persianas de la casa en que vivía de noche y se encontró cara a cara con esa gran luz de la que no podían presumir las ciudades europeas. Esa mañana decide quedarse para siempre y emprende con sus compañeros algo así como “la conquista de occidente”, que está ayudando a construir la ciudad turística más famosa de Europa: Benidorm. Es una ciudad tan grande que gusta a todo el mundo y, por supuesto, los turistas británicos siempre están en casa. Y Caballé lo sabe bien.

Los visitantes, los europeos, en los últimos 50 años han dejado de venir cuando se vieron obligados a las restricciones impuestas por el covid, pero han vuelto, lo cual es una causa feliz. No es solo para los empresarios, que están abriendo sus hoteles y viendo el flujo de llegadas de toda la Costa Blanca Blanca, sino para los miles de alicantinos que comer atrae turistas, incluidos los que aún esperan el ERTE, pinta esta obra. que, por desgracia, todavía se está perdiendo a causa de la crisis provocada por la guerra en Ucrania.

Vienen con la casaca de su equipo y su música viendo como a más de uno le roban el sueño al Presidente del Gobierno en la comarca extranjera de Benidorm, pero la noticia de su regreso es una gran noticia. Especialmente en un entorno social estresante como el de Europa, y cada vez más en otros mercados. Así que, cuidado, esa sangrienta y salvaje invasión de un famoso turista Vladimir Putin no les tenían miedo no porque no se involucraran en el terrorismo. El covid sigue aquí, no se va, según que tras unas semanas de calma la enfermedad ha vuelto a aumentar. Ten cuidado de no volver. Están siguiendo la factura a cambio de la epidemia que nos ha dejado.

El turismo británico es un factor clave para explicar la evolución del turismo en el estado, y mucho menos en Benidorm, aunque el modelo debe tener un último recurso de rectificación antes de que sea demasiado tarde. La capital británica cuenta con muchas personas que vienen a instalar sus vacaciones en España y solo se han quedado dos semanas en Benidorm. Y desde entonces, a principios de la década de 1970, un grupo de empresarios, respaldados por operadores turísticos, comenzó a convertir parques terrestres en hoteles para hacer de Florida un europeo, donde la economía se estancó mentalmente desde marzo de 2020 ese año. Todo explotó y las aerolíneas británicas dieron la vuelta en medio del vuelo al darse cuenta de que el gobierno español estaba cerrando las fronteras para mantener el covid.

Era un trámite necesario, pero siguió meses inciertos y bloqueó movimientos que empujaron la actividad turística y, en la mayoría de los casos, casi colapsaron. Claro, claro, pero el Gobierno ha mostrado pocas o ninguna voluntad de acompañar a nuestros hosteleros, huéspedes, chicas, cocineros, animadores… y panaderos, pipas, guías, conductores de autobús… en este nuevo tramo.

También hubo algunos movimientos que explicaban la naturaleza de la noche-turista como cuando, hace un año, se acercaba la Semana Santa con algunas de las mentes rodeándola. ximo puig se le ocurrió lanzar una campaña en la comunidad de Madrid que insta a los madrileños a quedarse en casa y no pisar las playas de San Juan, Benidorm o Torrevieja. Por suerte, la realidad y el solo hecho de saber que al final será fuerte en política pequeña y las peleas de Ximo con Ayuso se han desvanecido a pesar de mucho olfatear en los últimos meses. En el estado de Alicante no hay suficientes personas, incluso las que rechazan el agua, que es estable e importante para el turismo.

Desde el estallido de la epidemia de covid en marzo de 2020, la Costa Blanca ha perdido el 80% del turismo británico respecto al último gran año, el histórico de 2019. Según informa Aena el nuevo plan de vuelos en el aeropuerto de Alicante-Elche, en 2021 1,4 millones de británicos viajaron por el aeropuerto, en comparación con 5,9 millones en 2019. Tenga en cuenta que son importantes.

La crisis económica provocada por la sanidad le ha costado al sector turístico cerca de 10.000 millones de euros en la Costa Blanca, lo que supone la pérdida del 70% de los puestos de trabajo. Un hotel que no abre desde octubre de 2019 cerrará por final de temporada.

Después de un problema de covid y un cierre amplio, no fue posible salir ni siquiera el verano pasado. Algunos, por lo menos, no lo tienen muy claro. Cerca de 3.000 empleados del sector siguen en ERTE. Cuatro mil negocios han cerrado sus puertas, y otra cifra similar sigue enfrentando serios problemas para sobrevivir. Del crecimiento de 14.300 bares, cafés y restaurantes, el 30%, unos 4.300 negocios, no han vuelto a abrir desde que cerraron por primera vez en marzo de 2020. Y la ayuda económica ha resistido la prueba del tiempo, principalmente, hasta ahora por su maldad.

Los turistas británicos han regresado, a pesar de la “lluvia sangrienta” (polvo del desierto) y el frío. Cruzar los dedos. José María Caballé pide buen juicio, y si lo dice, creemos que a finales de año terminará con algo más que digno. La experiencia te apoya.

Lee: Y todo hasta el famoso primer ministro británico boris jhonson, en uno de sus últimos lanzamientos de la olla ha tenido que comparar la oposición del pueblo ucraniano al Brexit. De todos modos. Sí: el sol, la playa y la calidad del servicio, aunque llevamos dos semanas en el agua, bajará la temporada de lluvias y los ingleses y los cuencanos también disfrutarán de las playas, como «beefeater de la Torre de Londres, cuando le pedimos una foto hace unos años nos preguntó de dónde éramos, vimos la luz en su rostro en su respuesta: ¿de España? «Me encanta Benidorm». Si.

Noticias Relacionadas

Deja un comentario

* Al utilizar este formulario usted está de acuerdo con el almacenamiento y tratamiento de sus datos por parte de este sitio web.