Inicio Actualidad Para rascar el bolsillo en el carrito de compras

Para rascar el bolsillo en el carrito de compras

por Alicante Global
0 comentario

«Todo está bien, pero tienes que comprarlo de nuevo». Y así es. El coste de la cesta de la compra ha aumentado, sobre todo, la semana pasada hubo resultados donde pagaste entre 5 y 20 centavos más. Hay un aumento de precio para los compradores que es generalmente aceptado y resignado. Porque la nevera y el restaurante siempre tienen que estar llenos de comida todos los días, así que hay que rascarse el bolsillo al menos hace unos meses o semanas.

Inflación de la luz, de la gasolina, de los accidentes automovilísticos, de la ineficiencia por la guerra de Ucrania y de los precios al alza, cada enero sube el precio, ha aumentado el costo de llenar los carritos de la compra, aunque sea en el supermercado, en el mercado. o en tiendas cercanas. Algunos compradores decidirán hasta un 20%. Los beneficios suben unos céntimos cada uno, de tan solo 5 a 20, convirtiéndose en unos pocos euros en el billete final.

“Sí, podemos ver un aumento en el carrito de compras. Calculo que será un 20% más que los precios que pagué hace unos días.”, apunta un vecino de Benidorm. Susana Alberca, también vecina de la ciudad, dice: «Ha ido todo bien. Ha sido un poco de paseo pero esta semana es un gran espectáculo». Y como ejemplo señala «una botella de agua. Pagué unos días». hace 60 centavos, ahora son 65. ”Dice la vecina “somos unos cuantos en casa, pero con dos familias y tres niños, no sé si puedan con todo”. Otro ejemplo: pan, 40 centavos la bushel en el verano, ya había subido a principios de año, y la semana pasada era de cinco centavos, ahora el precio es de 55 centavos. .

Frutas y verduras en el supermercado de Benidorm. David venganza


Lo mismo ocurre con las frutas, las verduras, la leche, la harina, los cereales o el aceite. Este producto, especialmente el romero, ha sido uno de los más demandados en las últimas semanas. Incertidumbre A causa de la guerra en Ucrania se ha acumulado este resultado: “En las últimas semanas hemos visto cada vez más compras de la gente”, decía Pere Llorca, propietario de un supermercado en el centro de Benidorm, que decía “para todo lo que veis”. televisión». En estos días ha comprado «4 o 5 cajas, normalmente no compro mucho». Así que «ahora han empezado a vender más leche».

Pero las familias que no lo han usado antes en casa lo están comprando de nuevo. Es algo que algunos han comparado con lo que pasó y papel higiénico al inicio de la epidemia. Pero todavía hay quien pide aceite de oliva, aunque ha vuelto a subir: “Si no hay aceite de oliva, se va a consumir aceite de oliva, pero ha vuelto a subir de precio”, dice otro consumidor.

Aceite en un supermercado del estado. David venganza


Llorca explicó que muchos otros productos cuyo precio aumentaba cuando se compraban a proveedores, como los productos importados o la pasta, habían subido antes de la guerra en Ucrania. «Aumentaste los rendimientos cada dos años porque la inflación aumentó, pero ahora realmente aumentó al mismo tiempo». Entonces, cuenta la canasta La compra media de un usuario ha aumentado «entre un 5 y un 10%».

¿Y qué opinan los consumidores sobre esta inflación? bueno muchos se desvanecen porque el carrito de la compra es uno de los mayores gastos de los hogares. El problema está ligado al aumento de luz y gasolina. “No sé hasta dónde vamos a mantenerlo fuera”, dijo un cliente que esperaba su turno.

Los precios en los supermercados también subirán. “El costo del carrito de compras ha aumentado debido a factores externos“, explica el director de Asucova (Asociación de Supermercados de la Comunidad Valenciana), Pedro Reig. Esta empresa combinará grandes parques de alimentación. Aunque apuntó en el comunicado económico “esto no supone un aumento de costes para las empresas”, “gastan más dinero que la inflación. «Es decir, si» los precios han subido un 5%, los precios han subido entre un 8 y un 10%.

¿O una debilidad?

Hay otra pregunta en el aire: ¿la situación actual es débil o débil? La respuesta de los grandes almacenes fue no: “No hay problema de producción, no hay problema de distribución”, dice Reig, pero puede haber problemas específicos con algunos resultados y «no es una debilidad ni tal resultado». Algo llamado el «mal comportamiento» de la aplicación se deriva del estado actual de ineficiencia. Es decir, como el aceite de girasol. Así apuntan que “la cadena alimentaria española funcionará y el consumidor nonecesita preocuparse, o necesita trabajar para proporcionar algo que no sea un problema”. Eso sí, exigen que se determine rápidamente la situación actual y el tráfico, aunque correctamente dicen que “no ha afectado a la Comunitat Valenciana”.

Dos mujeres comprando una casa en Benidorm. David venganza


¿Pero se han dado cuenta los compradores? Se aseguran de no hacerlo, aunque están celebrando que es posible que en ocasiones algunos supermercados se queden vacíos, pero se repongan. Los que venden en los mercados Tampoco dolieron.: «En este momento no veo que falte nada», dijo un compañero de cuarto con el apoyo de otro cliente a su lado. pero una vez más excepción: pescado.

Es difícil comprar mariscos frescos en estos días en muchas ciudades. El cierre de barcos pesqueros, como el Vila Joiosa, se debió al coste del combustible, además del mal tiempo y la muerte de barcos. los pescaderos se han quedado sin género. “Hoy cerramos y no sabemos cuándo volverá a abrir”, dijo Antonio Amat, de Pescados Flores, Benidorm. “Si no se hacen a la mar el lunes, no podemos abrir el martes” porque no hay género.

El principal mercado de Alicante con pescaderías vacías. ÁLEX DOMINGUEZ


Ahora bien, ha señalado que no hay pescado en la zona pero siguen llegando a Valencia desde el norte en transporte. Y lo que sale es más caro: “la pescadilla, por ejemplo, si la compras por 7-8 euros, está a 14”. Los precios pueden subir hasta el 60 o 70% en estos días, es algo que no se puede combinar y le costará más al consumidor ver un aumento entre 10 y 15%. “El pescado que compré la semana pasada por un ratito más de 40 euros he pagado 50”, ha señalado Esperanza Valera, natural de Benidorm. Dice que no ha visto faltar ningún otro producto que no sea el pescado, pero que también ha aumentado el consumo y los “enlatados”.

porque hay muchos comida enlatada hecho con aceite de girasol; un círculo infinito. Pero además, aunque la población es pequeña, todavía hay algunos que están comprando reservas para quedarse en casa en caso de que la situación empeore o estalle la guerra en Ucrania. Aunque, por ahora, no hay motivos para pensar que el restaurante no se podrá llenar, la pregunta es cuál es el precio.

Noticias Relacionadas

Deja un comentario

* Al utilizar este formulario usted está de acuerdo con el almacenamiento y tratamiento de sus datos por parte de este sitio web.